EL PARADIGMA DEL SELLO EN EL TIEMPO

Servicios digitales 4.0

EL PARADIGMA DEL SELLO EN EL TIEMPO

Dicen por ahí que la Blockchain es una tecnología disruptiva, que va a modificar el modelo social, nuestros hábitos, nuestra forma de interactuar con la realidad física; al igual, que los móviles, el Internet y la entrada de la humanidad en la era digital. 

A simple vista, la Blockchain cuenta con los componentes o factores que han condicionado los últimos cambios de la sociedad global: es un factor o medio de comunicación novedoso y es tecnológico. La suma de estos dos factores es clave de éxito. 

De todas formas, por el momento, conviene ser precavidos y no prometer unos logros que todavía no se han materializado, pues es muy común caer en la trampa de valorar los éxitos pasados por su vistosidad y continuidad en el tiempo, olvidando los fracasos, la totalidad de los cuales ni se conocen ni repercuten en la vida cotidiana.   

Uno de los avances que aporta la Blockchain es la seguridad en los archivos o documentos digitales. Estos archivos pueden ser contenidos, fotografías o vídeos. Un archivo es elemento informático que se puede compartir de forma pública por medio de Internet, como ya sabemos, y ahora, gracia a la cadena de bloques, se puede compartir de forma global con el plus de que el contenido del archivo, es decir la información que se comparte, es real y se corresponde con la realidad. Pero no se queda en eso la Blockchain, sino que da un paso más adelante y permite a cualquiera comprobar y validar que la información compartida es la original y cierta.  

El concepto que envuelve toda la configuración o estructuración de la Blockchain es la “seguridad”. La Blockchain aporta seguridad y credibilidad en las relaciones humanas. La herramienta con la que se cuenta para conseguir esta certeza, es la trazabilidad en los procesos industriales, administrativos, comerciales o sociales.  

Las implicaciones de la trazabilidad en los procesos industriales van a ser determinantes, en el sentido, de qué la trazabilidad ya no será una declaración de voluntad del empresario, sino que las terceras partes o interesados podrán comprobar y validar la certeza de esta declaración de voluntad empresarial. 

La aplicación de la Blockchain es multisectorial. Imaginemos sectores tan dispares como la seguridad alimentaria, la certificación de origen, los productos ecológicos o los productos irradiados, las rutas marítimas, etc… La aplicabilidad de poder validar el contenido cierto de una información es intangible, por el momento.

La trazabilidad en la Blockchain conllevará el encabalgamiento de unos sellos en el tiempo sobre otros, permitiendo una trazabilidad perfecta. Este encabalgamiento va implicar la totalidad de los procesos y de los actos productivos. 

Lo más ilustrativo es poner un ejemplo: el propietario de un olivar en la provincia de Córdoba recoge 1.000 kilogramos de aceituna y las lleva a la almazara de su localidad para obtener 225 litros de aceite. La almazara registra en la Blockchain, por medio de un sello en el tiempo, de que a tal agricultor le ha entregado 225 litros de aceite por un precio determinado, resultantes de 1.000 kilogramos de aceituna. 

Posteriormente, el mismo agricultor vende su producción de aceite a un embotellador, que certifica por medio de la huella en el tiempo, la compra de los 225 litros de aceite, ni más ni menos, con los que embotellan 225 litros de aceite virgen en 225 botellas distintas.

La botella de aceite llega al consumidor final, quien podrá comprobar y validar la veracidad de que el aceite que ha comprado es realmente de Córdoba y no se le han añadido otras sustancias.  

La aplicación de la Blockchain en los distintos sectores tiene unas consecuencias impredecibles porque tiene la fuerza de eliminar las malas prácticas industriales y proteger a los individuos de los riesgos y perjuicios que los procesos productivos pueden causar a las personas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *